Vocación

Porque en la escuela es donde se cambia el mundo.

Innovación

Cambiemos la enseñanza por el aprendizaje.

Globalización

Porque la educación no se acaba en la puerta de la escuela.
 

Las mariposas de Austin y los bolis de colores. Evaluación auténtica.

miércoles, 24 de febrero de 2016


Hace tan solo unos días vi por primera vez el vídeo que motiva esta entrada y os prometo que no paro de pensar en él.
El vídeo cuenta la historia de un chico llamado Austin y cómo fue evaluado hasta que experimentó el éxito.
Vedlo. Después, si queréis, seguid leyendo pero vedlo por favor.   

(Se pueden seleccionar subtítulos en español en la rueda de configuración)



¿Se entiende ahora que este vídeo lleve cinco días metido en mi cabeza?

Durante muchos años he despotricado contra aquellos que decían que no debíamos usar el boli rojo al corregir. El rojo desmotiva, decían. Hay que acostumbrar a los chicos a que no todo está bien, respondía yo. Les alejas de ti, replicaban. Les endurezco, concluía yo siempre. Sin embargo, tras ver este vídeo he entendido que quizá sí influye el color del bolígrafo con el que yo corrija. No pienso en esto más que como en un símbolo de lo que en realidad es la evaluación: un acompañamiento de la evolución del alumno.

¿Quién nos enseñó a evaluar?
Muchos de nosotros, los de la ESO fundamentalmente,  nos hemos metido en un aula (a veces creo que nunca he salido de ella) sin más que cuatro nociones sobre evaluación y, obviamente, nos hemos dedicado a repetir lo que otros hicieron con nosotros. Puede que no fuera un problema tan grave si no hubiéramos hecho de las notas un falso reflejo de nuestra calidad docente. Nos hemos definido como profesionales basándonos en poco más que el ensayo/error de reducir tres meses a un número.

Tenemos que conseguir hacer de la evaluación algo que lleve a todos los alumnos al éxito. Creamos en ellos. Pueden. Nuestro trabajo consiste en hacérselo ver; en darles alas.

Si te gustó, y también si no, comenta por favor.



6 comentarios:

Loli dijo...

Evaluar para aprender, la calificación es únicamente una función social reguladora...devolvamos a la evaluación su auténtico lugar..cuidando el qué, el quién, el cómo, el cuándo y el dónde..Es un camino apasionante..yo me apunto contigo Abraham ;)

Loli dijo...

Evaluar para aprender, la calificación es únicamente una función social reguladora...devolvamos a la evaluación su auténtico lugar..cuidando el qué, el quién, el cómo, el cuándo y el dónde..Es un camino apasionante..yo me apunto contigo Abraham ;)

Abraham dijo...

Muchas gracias Loli. Con compañeras así disfrutar el viaje está asegurado.

Abraham dijo...

Muchas gracias Loli. Con compañeras así disfrutar el viaje está asegurado.

yalocin dijo...

Gracias Abraham, con las perspectiva que da el tiempo, me ha encantado volver a reflexionar contigo sobre este tema ¡Un abrazo!

Abraham Gutiérrez dijo...

¡Pero Charo! ¡Cómo se me ha podido pasar tu comentario! Muchas gracias, me alegra que te haya gustado.

Publicar un comentario